CAJAMURCIA ALICANTE
Avenida Oscar Esplá

2007
Una oficina en forma de tubo

El local se encuentra situado en una de las calles de mayor tránsito de Alicante. Ubicado en esquina y con una fachada prominente de gran porte y estatura está en lo que llamamos un nudo urbanístico: se ve desde cuatro calles.

El espacio sobre el que intervenimos tiene plana baja y una planta alta volcada sobre la primera. En la baja, está ubicada propiamente la oficina y en la superior el espacio se ha dejado diáfano. No obstante, la necesaria comunicación vertical nos sirvió para jugar con la escalera, que por razones de espacio se desplazó al límite de la fachada, siendo perceptible cabalmente por el usuario a la salida y no a la entrada.

Tener doble altura en un local (ocho metros), genera terribles problemas para las instalaciones, en concreto para la iluminación y la climatización. Esta situación se radicaliza cuando la superficie de doble altura es muy poco superior al área cubierta en planta baja. De modo, que planteamos la independencia de las dos plantas, cerrando la superior con vidrio transparente, reduciéndose así la imagen de túnel que se hubiera producido en caso contrario. No obstante, este vidrio de independencia se revistió de vinilo traslúcido gris en disposición de “código de barras”, que es a nuestro juicio la estrategia compositiva que más delimita y menos oculta, algo así como la lencería femenina. Que el “código de barras” no llegue al techo da continuidad a las dos estancias, reduciéndose la sensación de delimitación entre una y otra.

Al mismo tiempo, la escalera abraza perimetralmente el prominente volumen de los aseos que las necesidades de uso provocaron en el ámbito de la oficina. Este volumen se forró en Formica lijada en círculos, generándose de esta forma un cuerpo autónomo de transición entre la oficina y la escalera que hace de remate.

La fachada se planteó estándar en planta baja, a base de perfilaría de acero inoxidable satinado mate y vidrio de seguridad: Sin embargo, la poderosa altura del local nos permitió optar por una alternativa en el segundo nivel. Queríamos evitar a toda costa la sensación de muro cortina. De modo que manteniendo el detalle constructivo de planta baja se modificó mínimamente para poder alojar U-glass, que es la piel de la planta superior, perfectamente reconocible tanto para el ciudadano como para el usuario de la oficina. Siendo así, sobre todo desde el interior de la oficina, el U-glass ofrece un cambio de tonalidad e intensidad lumínica que desvanece y que mitiga la sensación de tubo que se percibe desde el usuario en planta baja.

Por lo demás, la materialización de la oficina en planta baja es la estándar, madera de haya vaporizada, techo metálico Armstrong, vidrio de seguridad, trasdosado de cartón-yeso, etc. Y la función queda garantizada según un “esquema en peine”, donde las púas son los servicios de atención personalizada y el fondo de la caña el puesto de caja.

De inestimable ayuda para la ejecución fue la labor de Celes y de Antonio Motos y Antonio Abellán. A ellos también nuestro agradecimiento y aplauso.

'; } } if ($alinear=='der') echo '
'; ?>
'; echo $textoEnFotos; echo '
'; } $imgp = $dirImagenes.$nombreImagenes.$contI; $prop = getimagesize($imgp.".jpg"); echo ''; } ?>
'; } ?>